Un huerto en la Estación Biológica para las mujeres de Dindefelo, Senegal

Las mujeres de Dindefelo, Senegal, son muy buenas hortelanas. Siempre que pueden montan su pequeña plantación de hortalizas y verduras en casa. Siempre y cuando sobre tiempo entre ir a por agua, cocinar, lavar la ropa o estudiar. Siempre que consigan aislar de alguna manera el huerto del ataque de animales domésticos (cabras, vacas, ovejas, gallinas…) que en este pueblo vagan a sus anchas casi sin cercado que se lo impida. Son ellas las que también se encargan de las cosechas de maíz y cacahuete, la base de la alimentación de todo el año.

Para hacer un poco más fácil y ameno este trabajo, el Instituto Jane Goodall España (IJGE) y la asociación local por la defensa de la naturaleza, Neene Ladde, ha llegado a un acuerdo con ellas. El IJGE les ha cedido un terreno dentro de la Estación Biológica Fouta Djallon para que monten aquí su propio huerto. Un lugar para ellas en el que trabajen juntas y creen algo en colaboración las unas con las otras. El IJGE les ha puesto en contacto también con la organización Trees for the Future para que las forme en prácticas sostenibles a la hora de cultivar y les guíe en la fabricación de compost doméstico.


Para organizar la actividad, una treintena de mujeres ha creado un ecogrupo donde tienen cabida féminas de varias generaciones. Lo han llamado ‘Nafa Ladde’, que en la lengua local significa ‘lo que nos da la naturaleza’. El IJGE les ha proporcionado las semillas y las herramientas necesarias para realizar el trabajo. Además, en la Estación disponen de agua ilimitada para el riego de las plantas. El grupo de mujeres también participará en sesiones de sensibilización ambiental que tratarán temas como evitar la contaminación del río o maneras de procesar plásticos y pilas. Así, ellas serán las embajadoras del mensaje de conservación ambiental que el IJGE y Neene Ladde trata de trasmitir. Mensaje que podrán pasar, a su vez, a sus hijos y nietos.

También te puede interesar